Perseidas. Llora el cometa 109P/Swift-Tuttle.

Fotografía de Daniel Vidal Soler (verano 2015).

Fotografía de Daniel Vidal Soler (verano 2015).

Mirando hacia la constelación de las Perseidas, el cielo brinda varias noches al año un espectáculo que, como todos los del cosmos, al ser humano le resulta cautivador.

Somos polvo de estrellas que piensa acerca de las estrellas“, decía Carl Sagan. Esta misma idea, descrita y relatada de muchas maneras por grandes pensadores a lo largo de la historia de la humanidad, nos hace comprender que somos parte de este universo vasto e indescifrable. El matemático Blaise Pascal afirmaba que “no hay átomo en el espacio que no encierre el universo ni universo que no sea también un átomo”, mientras que el novelista Nathaniel Hawthorne entendía que el universo es una proyección de nuestra alma”. Letras, ciencias, locos y cuerdos, todos nosotros somos conscientes (o deberíamos serlo) de que estamos hechos de polvo de estrellas. En cualquier caso, cuando miramos al cielo, especialmente durante la noche, que es cuando el universo se nos presenta más allá del mar que baña la costa terrestre, cuando realmente la infinitud tridimensional del brillo de sus estrellas nos hace menguar existencialmente, es entonces cuando nuestra mente comienza a cuestionarse, en eternos debates, la razón del universo y nuestra propia razón de ser. “Teníamos el cielo allá arriba, todo tachonado de estrellas, y solíamos tumbarnos en el suelo y mirar hacia arriba, y discutir si las hicieron o si acontecieron sin más”, contaba Mark Twain en “Huckelberry Finn”. Van Gogh, cuando sentía la necesidad de buscar explicaciones (quizás buscaba según le habían educado ¿un dios?) se abandonaba a la negritud de la noche y se ponía a pintar estrellas.

En cualquier caso, frente a la magnitud del cosmos y del pensamiento humano, y de una manera más epicúrea, desde esta orilla del océano cósmico que es la superficie de la Tierra, cada uno de nosotros, de nuevo, sentiremos, que en este largo viaje que es la vida, como las estrellas, somos brillantes y fugaces.

Noche estrellada, 1889. The Museum of Modern Art, New York (Wikipedia).

Noche estrellada, Vincent Van Gogh, 1889. The Museum of Modern Art, New York (Wikipedia).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en GABINETE DE LAS CURIOSIDADES y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Perseidas. Llora el cometa 109P/Swift-Tuttle.

  1. luisoj dijo:

    Polvo somos y en polvo….

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s