Tánger. Mundología y arquitectura de impresio­nes (Primera parte).

“Llamada Tangiara por los portugueses, es una gran ciudad antigua, fundada, según la equivocada opinión de algunos historiadores, por un señor llamado Sedded, hijo de Had, el cual ejerció un dominio universal y deseó construirse una ciudad semejante al paraíso terrenal, con las murallas de bronce y los techos de las casas de oro y plata.” León el Africano.

PORTADA TRATADA

Puerto de Tánger visto desde la medina. Fotografía de Kumiko Masame (2014).

Desde la ciudad de Tánger se divisa la salida al mundo de la historia mediterránea, algo que, como cualidad y como estigma, ha determinado su devenir histórico. En Tánger se funden dos mares, igual que lo hacen dos soles, el atlántico y el mediterráneo. Por eso Tánger refulge como el oro, en esa explosión de amarillos que tiñe la ciudad cada amanecer impregnando su luz, su carácter, sus calles, su arquitectura y sus gentes.

Tánger gesta su fábula perdida entre la historia y el mito, entre la realidad y la ficción, entre un pasado que habita en el presente y un presente que se refleja en su pasado. Es una fuente inagotable de vivencias alojadas en una arquitectura humana hecha de deseos, impresio­nes y mundologías que forjan su identidad, escriben su crónica y le confieren cierto atractivo misterio­so e hiperbólico que hace que los viajeros que por ella pasan se conviertan en moradores. Porque Tánger es encantadora de serpientes, seduce y atrapa, de alguna manera hipnotiza. Es promiscua y plural, y es en sí una paradoja de términos antagónicos que en ella se vuelven sinónimos, una paradoja en la que se con­vive produciéndose un maridaje entre personas, culturas, realidades y visiones. Esto provoca que la ciudad sea a veces espejo, otras espejismo, pues cada mirada ve una Tánger distinta que, lejos de ser una realidad factible, más se acerca a una sensación o a “un estado de ánimo, que”, como sintió Haro Tecglen, “probablemente se instaló para siempre en esa parte fantasmal de la memoria en la que algunas personas no sabemos distinguir lo que fue verdad de lo que fue mentira”, y habite en la eterna duda “de si realmente ha existido o es producto tan sólo de tu mudable imaginación”, como le sucede a Juan Goytisolo. Y es que Tánger es la ciudad del ilusionismo, de lo aparente, donde, como en la ciudad invisible de Tamara, “el ojo no ve cosas sino figuras de cosas que significan otras cosas”. Por eso en Tánger todo es posible; aquí está la puerta que cruza a otras di­mensiones, el agujero por donde cayó Alicia. En esta ciudad no es extraño seguir un reguero de sangre por el dédalo de la medina que te lleva al sacri­ficio de una vaca para una boda que se celebra en una azotea, como tampoco es extraño cruzarse con Patti Smith.

Para descubrir y en­tender la ciudad de Tánger, hay que vivirla, pues no se reconoce a simple vista. A Tánger no se viene en busca de la octava ma­ravilla del arte ni de la naturaleza, se viene a disfrutar de su personalidad y de las sorpresas inesperadas que habitan sus calles; porque en Tánger (y esta vez uso palabras de Paul Bowles) pasan cosas constantemente y la hechicería hora­da sus túneles invisibles en todas direcciones”. En ella hay que dejarse llevar por los acontecimientos, “abandonarse en medio del caos”, como le gusta a Juan Goytisolo, mientras el tiempo pasa y atrapa sin que parezca importar, mientras, como describía Truman Capote, “los días resbalan a lo largo de vosotros, sin que os deis cuenta, más que las gotas de agua de una cascada”. Aquí los hechos se suceden, las personas aparecen, las sensaciones brotan, y desde ese momento, pasan a formar parte de la fábrica de la ciudad.

Tánger es una espiral reiterativa, misteriosa, re­ceptiva, inesperada, disoluta, seductora, irreal, mundana e inmortal.

Bahía de Tánger vista desde la medina. Henry Matisse, 1912.

Bahía de Tánger vista desde la medina. Henry Matisse, 1912.

Vista de Tánger.

Vista de Tánger.


Para viajar, descubrir y conocer  Tánger, hay accesibles en la red dos lecturas que recomiendo a viajeros y lectores: Tánger: el mundo en una ciudad, un trabajo excelente realizado por un equipo de la Facultad de Letras de la Universidad de Rovira i Virgili de Tarragona y la Asociación Cultural Marroquí Al-Boughaz, y la ruta de viaje  “Los colores de la memoria. Ruta de arquitectura para viajeros emocionales“, éste de cosecha propia, junto al fotógrafo y viajero incansable Pepe Zapata.

Quizás te pueda interesar:

https://loscoloresdelamemoria.wordpress.com/2015/08/20/tanger-las-ciudades-y-el-deseo/

https://loscoloresdelamemoria.wordpress.com/2015/08/08/tanger-mitica-e-inmortal/

https://loscoloresdelamemoria.wordpress.com/2015/09/20/el-banco-de-samuel-beckett/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CIUDADES y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Tánger. Mundología y arquitectura de impresio­nes (Primera parte).

  1. luisoj dijo:

    Arriba, en la medina, hay un bar (kiosko quizá) desde el que se puede contemplar el atardecer tangerino (tangerine dream). Un día vimos, muy callados, las últimas luces del día; inmediatamente las sombras oscurecieron el bar y de repente decenas de bolitas de fuego se veían volando allí dentro. Tras la sorpresa descubrimos que no eran más que las pequeñas brasas de kif que salían disparadas de las pipas que soplaban los fumadores una vez terminada la combustión del cáñamo feliz. Tánger, slippery city. (Bonito post, Mónica)

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Tánger, mítica e inmortal. | Los colores de la memoria

  3. Pingback: Tánger. Las ciudades y el deseo. | Los colores de la memoria

  4. Pingback: El banco de Samuel Beckett | Los colores de la memoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s