Día de las librerías. Stay gold.

Sin título-1El paseo por el mundo de cada librería sigue llenando mis ratos de ocio. Denis y Libritos. Es el único recuerdo de infancia que tengo del centro de Málaga, allá en la década de los 80. Dos librerías. La sobriedad de la experiencia que miras desde abajo en contrapicado y con respeto, y el color del futuro, el de la nueva generación, que alcanzas con deseo y de puntillas.

La fachada de la librería Denis era, con su esquina curva y sus grandes cristaleras de dobles realidades, sinónimo de mágico. Esperaba que se abriera esa puerta que conocía a tanta gente para colarme en una biblioteca de techos lejanos. Quizás un pasado ficticio ocupa el lugar de otro del que nada sabemos, eso dice Borges. Mi librería Denis tenía el interior de madera. En verde oscuro. Las paredes eran de libros. Una escalera quejumbrosa ascendía a un corredor que asomaba a la planta baja. Era un escenario perfecto para sumergirse en la imaginación que había alimentado la literatura. Desde arriba observaba al señor Denis conversando con mi padre. Igual ni siquiera era el señor Denis, pero sin duda era un capitán Nemo que habitaba esa realidad de cuento.

A la librería Libritos acudía cada sábado, siempre con mi amiga Diana. Desde el arranque de calle Granada corríamos hasta un callejón recorrido por una valla de llamativos colores que, como el camino de baldosas amarillas, nos conducía a las mil y una posibles aventuras para la semana. La colección blanca con personajes fantásticos como Favila y Doneval fue la primera. Con la naranja descubrimos a Charlie, a Momo, al príncipe feliz, y a tantos personajes que nos introdujeron en los clásicos de la literatura. La última fue la roja, una preadolescencia con Tex y los rebeldes provocando una ley de la calle en mi actitud.

Tan sencillo como un recuerdo, tan importante como parte de nuestra literatura personal, de la novela que escribe una vida.

“Cuando salí a la brillante luz de sol desde la oscuridad del cine tenía sólo dos cosas en la cabeza: Paul Newman y volver a casa….. “.  Ponyboy, stay gold.stay goldportada1

Anuncios
Esta entrada fue publicada en LITERATURA Y VIAJES LITERARIOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Día de las librerías. Stay gold.

  1. Snake dijo:

    Las librerías de mi infancia ya no ocupan un espacio físico, pero sí un vacío.

    Le gusta a 1 persona

  2. Que alegría volverte a leer y además con esa riqueza cromática de un mundo inolvidable y que tanto nos ha dado. Un beso Zorba

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s