La medina de Chefchauen (primera parte)

La ciudad agazapada en un pliego de la montaña, se descubre en el último instante. Charles Focauld, 1883.

P1010524

En el ascendente vaivén de curvas, cuando uno menos se lo espera, aparece la ciudad, protegida por Tissuka y Meggu, montañas de crestas escarpadas que seguramente dan nombre al enclave: Chefchauen o Shifshawen, del tamazige Aççawen, que significa “los cuernos”, en alusión a ellas.

SONY DSCCiudad recóndita en la geografía y en el tiempo, tambien en la historia y en la imaginación. Acicate de curiosos durante siglos, por el misterio que la envolvía.
Desde su fundación en 1471, la ciudad tuvo prohibida la entrada a cristianos, pues sus habitantes llegaron huyendo de las persecuciones de los reyes castellanos tras el fin de al-Andalus. Este refugio muyahidín, atrajo a forasteros que pagaron con la muerte su osadía. Tal fue el destino a finales del siglo XIX del misionero americano William Summer, que murió envenenado. Más suerte tuvo el corresponsal de “The Times” Walter B. Harris que, disfrazado de rifeño, consiguió permanecer una noche antes de marchar. Fue el francés Charles Focauld en 1883, el primer cristiano que, haciéndose pasar por judío y acompañado del rabino Mordechai Aby Serour, consiguió permanecer un tiempo antes de ser descubierto y recabar impresiones que plasmó en su libro Viaje a Marruecos.

bab souk_outonEste Brigadoon, ajeno al mundo y envuelto en halo de misticismo, quedó desenmascarado en 1918, cuando el español Juan Lasquetti, con la aviación militar, obtuvo  información precisa sobre el enclave, realizando un exhaustivo informe y el primer documento cartográfico. Dos años después entraban los españoles a la medina con el general Berenguer al mando y el pintor Mariano Bertuchi como cronista gráfico del acontecimiento. Encontraron una medina y una forma de vida que, a sus ojos, pervivía en el medievo andalusí, hasta el punto de que la comunidad sefardita mantenía la lengua judía-sefardí o jaquetía. “Era un rinconcito de las Alpujarras, donde silenciosa y escondida, estaba refugiada el alma morisca del siglo XV, y en aquellos moros afables y distinguidos, que orgullosos ostentan españoles apellidos”, Juan de Lasquetti, 1918.

Apuntes de dibujo de Mariano Bertuchi tomados en 1920, de la puerta Bab Souk, entrada de los españoles en la medina. (© Archivo Familia Bertuchi).

Apuntes de dibujo de Mariano Bertuchi tomados en 1920, de la puerta Bab Souk, entrada de los españoles en la medina. (© Archivo Familia Bertuchi).

En la actualidad, junto a la Chauen rifeña, convive una turística Chauen “grifeña”, inmersa en el eclecticismo que surge de la combinación de la tradición ancestral con el deseo de modernidad. Aún así, el paseo por la medina evoca su historia legendaria si eres capaz de sumergirte en sus azules calmos, lejos de las zonas transitadas y sin cuestionarte hacia dónde se dirigen tus pasos.

P1010713

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARQUITECTURA, CIUDADES y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La medina de Chefchauen (primera parte)

  1. Otro lugar apuntado; tan cerca Marruecos y lo tengo pendiente…
    Besos.

    Me gusta

    • Hola Alberto, mañana te cuento más sobre la medina de Chauen. Soy vecina de Marruecos, de balcón a balcón, es una tierra que me encanta visitar. El norte, un mundo, el sur otro distinto, y aún más al sur, otro planeta. Tuve la suerte de trabajar en la zona norte (el indómito Rif) realizando una guía turística sobre arquitectura y con ese re-conocimiento aún disfruto más de esa tierra. El Estrecho, abrida, lugar de paso de dos culturas que tienen una misma herencia y genealogía: lo andalusí.

      Le gusta a 1 persona

      • Gracias Mónica.
        Algo intuía de tu amor por esas tierras por las entradas que te sigo, habrá sido fascinante ese recorrido para hacer la guía.
        Llevo tiempo con ganas de recorrer parte de Marruecos, pero por unas cosas u otras lo he ido posponiendo por estar ahí tan cerca y pensar que es más fácil ir en cualquier momento, y por ello otros destinos más lejanos han sido elegidos para ser los borrados de la lista de viajes pendientes…
        Espero borrar Marruecos de la lista de pendientes no tardando muchos años.
        🙂

        Le gusta a 1 persona

  2. iago lópez dijo:

    Es un lugar muy especial. Hice un viaje allá hace unos años para visitar a una prima que estudiaba filología árabe y todavía me vienen con frecuencia recuerdos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s