Caution: mirror behind.

IMG_20140623_224503

Que el silencioso tiempo del espejo
Se desviara del curso cotidiano
De las horas del hombre y hospedara
En su vago confín imaginario
Seres y formas y colores nuevos.

“El espejo”, J. L. Borges

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EL ALEPH BORGEANO, MIRADAS LITERARIAS y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Caution: mirror behind.

  1. Víctor Pérez dijo:

    A Borges siempre me lo imagino recorriendo infinitos pasillos llenos de libros y de espejos, un laberinto de luces y sombras donde su mente es una antorcha de conocimiento.

    Le gusta a 1 persona

  2. Borgeano dijo:

    El miedo de Borges por los espejos lo explicó él mismo en algún texto (tal vez un reportaje) que no recuerdo; pero la historia, la cual le fue narrada cuando él era un niño, es (aproximadamente así): “En tiempos remotos los espejos eran un portal donde ambos mundos se comunicaban, los seres de este mundo y el del mundo de los espejos pasaban de uno al otro sin ningún problema; cierto día los habitantes del mundo de los espejos quisieron invadir y apoderarse de nuestro mundo. Luego de sangrientos y crueles enfrentamientos, los hombres vencieron y los espejos fueron cerrados como paso entre los dos mundos. Los seres de aquel sitio, como castigo, fueron obligados a copiar los gestos de los seres humanos y eso es lo que hacen hasta hoy; pero llegará un día en que una delgada línea de color aparecerá en los espejos y se oíra un rumor de armas. Poco a poco los seres del mundo de los espejos dejarán de imitarnos y comenzará una nueva invasión. Y esta vez no podremos vencerlos”. Supongo que ese niño buscaría con terror esa línea de color cada vez que se enfrentara a un espejo y que ese terror lo acompañó luego toda su vida…

    Un abrazo (y me disculpo por non haber pasado antes por aquí, explico porqué en mi respuesta a tu comentario en mi blog).

    Le gusta a 1 persona

    • “Quizás en ellos habitan aquellos seres imaginarios que fueron encarcelados por el Emperador Amarillo, reflejos serviles que perdieron su fuerza y su figura, y que un día despertarán y romperán las barreras del vidrio y del metal.” En esta frase que utilizo en la entrada de Borges y los espejos en Villa Palagonia, hago alusión al relato “Animales de los espejos” de El Libro de los seres imaginarios de Borges, aquí relata una historia que viene a contar eso mismo que tu aludes. Me imagino que de ese miedo de aquella historia de infancia, él crea, como siempre, un relato enigmático donde nunca sabremos discernir la realidad de la ficción, si somos reales o reflejos. Ubica la historia como parte de un mito que se crea en la época del Emperador Amarillo, y que recogieron el P. Zallinger en el siglo XVIII y 150 años después Herbert Allen Giles. Y ya sólo queda que el lector lo lea como una historia real o como ficción. Magnífico Borges. Gracias por tan generosos comentario, da para una larga tertulia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s