Usted me ha hecho conocer a Stevenson.

“Noche pasadas, me detuvo un desconocido en la calle Maipú. -Borges, quiero agradecerle una cosa -me dijo. Le pregunté qué era y me contestó: -Usted me ha hecho conocer a Stevenson -. Me sentí justificado y feliz.” En Robert Louis Stevenson: Las nuevas noches árabes, en Biblioteca personal, Jorge Luis Borges.

LIBRO meyerlikBORGES MEINRIK 01 001

En un piso sexto en calle Maipú, Borges vivió durante cuatro décadas desde 1944. Perdido entre sus escritos y dictados, le acompañaron en su diminuto departamento objetos varios que le sirvieron como disparador para sus relatos, o quizás nacieron de ellos adquiriendo presencia corpórea en la realidad borgeana. Además de libros, tenía dos acuarelas de Xul Solar, una pesa de bronce, un grabado de Piranesi con un laberinto, un mate de plata, una Anunciación pintada por su hermana Norah, una silla de madera teñida en gris, una réplica en miniatura del Colleoni de Verrocchio y una jofaina y una jarra que habían sido vajilla de campaña de su abuelo el coronel Suárez. Esa combinación extraña de objetos simbólicos y literatura, es Borges. Aquí escribió la mayor parte de su obra. Comenzó con El Aleph,… en ese diminuto departamento de calle Maipú que contenía todo su mundo.

BORGES 02 001

No muy lejos de este aleph, en el número 971 de la misma calle, está la entrada a la Galería del Este. Allí se encuentra desde 1969 La ciudad (los libros y las artes), uno de los rincones borgeanos que tiene Buenos Aires (desgraciadamente tuvo). La librería editó 6 de los 36 números de La Biblioteca de Babel, una colección de literatura fantástica seleccionada por Borges para Franco María Ricci. La coedición argentina fue idea del dueño de la librería y amigo de Borges, Luis Alfonso. Una edición cuidada con exquisitez, con algo de vetusto, legendario y fabuloso en su apariencia, como si hubiesen sido libros que se escribieron en la torre de Babel o habitaron estantes de la biblioteca de Alejandría.

FOTOGRAFÍA libreria 1Cuando fui a visitar la librería en el año 2009 la encontré cerrada. Los comerciantes de negocios vecinos me dijeron que llevaba cerrada muchos meses y que la dueña, la viuda de Luis, ya no aparecía por ahí. Observé durante largo rato el establecimiento, tan propio de la imaginación borgeana, hice unas fotos del escaparate. Había soñado con sentarme en esa silla de madera frente al pequeño escritorio en el que Borges firmaba libros. De alguna manera, no me resignaba a creer que me iría de vacío. Me senté en el bar de la Galería, esperando que Borges apareciera.  Y así fue, Borges apareció. Por alguna razón del azar, vi pasar a una elegante mujer de avanzada edad. Supe que era ella nada más verla: la señora Von der Lippe. Casualmente pasaba un momento a recoger algo, sin intención de abrir ni ese día ni ningún otro. Fue una tarde en la que, distraídas en el recuerdo, habíamos dejado que anocheciera sin encender la lámpara. Sentadas en la librería, Betty y su hija Gabriela, me contaron y me mostraron todo lo que la librería tenía que ver con Borges, con un entusiasmo tal que es imposible que olvide aquella tarde.

FOTOGRAFÍA libreriaEscanear0037

Seguramente soy la última persona que consiguió un ejemplar de la colección La Biblioteca de Babel en la librería en la que se editó. No hice fotografías, viví tan intenso momento que no se me ocurrió. Pero me senté en aquella silla y guardo mi ejemplar de Meyrink, el 1139 de 4000 editados. A Meyrink lo descubrí por Borges, a De Quincey, a Chesterton, a Coleridge, a Hawthorne y a tantos otros. Cómo no iba a agradecerle tales descubrimientos.

BORGES 6 001

Tal día como hoy, el mundo tuvo la suerte de que naciera Borges.

A mí se me hace cuento que empezó Borges…

PLANO borges


Algunas referencias sobre la librería La Ciudad: http://oyeborges.blogspot.com.es/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EL ALEPH BORGEANO, LITERATURA Y VIAJES LITERARIOS y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Usted me ha hecho conocer a Stevenson.

  1. luisoj dijo:

    Delicioso post. Un texto de tan evidente adicción que es difícil imaginar este blog sin Borges.

    Le gusta a 1 persona

  2. Qué bello lo que cuentas de Borges. Hace años yo tenía unos amigos en Buenos Aires, nos intercambiábamos libros, cartas, y ellos me hablaban de Borges, incluso me mandaron una foto con él, la conservo. Ahora que leo lo que cuentas me hiciste recordarlos, ellos eran Nela y Alberto, un matrimonio entrañable, nunca los conocí, pero me enseñaron tanto a través de la correspondencia… Te mando mi abrazo, Monica.

    Le gusta a 1 persona

    • Correspondencia postal, Borges, personas desconocidas que pasan a formar parte de tus vivencias… esa también es una bonita historia que contar. Esa prodigiosa cotidianidad es la belleza de la vida, sin necesidad de ir en busca de sucesos sobrenaturales. Eso afirma Borges.

      Le gusta a 1 persona

  3. Borgeano dijo:

    Me emocioné al leer esta entrada, Mónica (y por pudor no diré cuánto). Gracias por ella. Sólo eso: gracias.

    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. danioska dijo:

    Estar en el momento exacto en el sitio exacto donde los hados y las hadas se ponen de acuerdo: una suerte de pequeña fractura en el tiempo. Qué maravilla de tarde. Y de entrada.
    Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s