La forja de un rebelde.

“Antes que aprender la letra A se aprende a estar en fila, callado. Luego se aprende a leer. Tan estúpidamente como se leen las muestras de las tiendas al pasar por la calle, o los anuncios luminosos mecánicamente, sin saber lo que dicen,…, igual, se coge un puesto en la fila de la vida y mecánicamente se sigue detrás de los que van delante y delante de los que van detrás sin rebelarse.”

“-¿Sabes?, la bestialidad es seguramente la cosa más contagiosa que existe.” 

Arturo Barea, La forja de un rebelde, 1941.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MIRADAS LITERARIAS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La forja de un rebelde.

  1. luisoj dijo:

    Vidas ejemplares.

    Le gusta a 1 persona

  2. Borgeano dijo:

    ¡Como me gustan estas citas! ¡Y cómo me deprimen! Fuera de broma, lo que siento es verdad, aunque no tan dramático como lo expresé al principio. Lo que ocurre es lo que tú misma dices en tu respuesta a Luis: lo triste de todo esto es que uno ve que las críticas, desde antaño, siguen siendo las mismas. Ese avance limitado que se consigue en estos aspectos de la vida es lo que realmente molesta. ¡No hay más que leer a Montaigne!

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s