Los Argonautas crónicos

Que nos detenga una impresión y nos haga reflexionar. Eso es viajar.

Wells soñó que más allá de viajar en el espacio, tenía que existir la posibilidad de viajar en el tiempo. Herodoto le descubrió a Kapùscinski a cruzar la frontera en el tiempo cuando viajaba en el espacio. Ítalo Calvino fue mucho más allá del espacio y el tiempo y viajó por esa dimensión llamada imaginación. Henry Miller aún dio un salto mayor comprendiendo que nuestro destino de viaje nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas.

Sí, hay tantas formas de viajar como de mirar, y quizás ese es el valor de un viaje: la mirada particular de cada uno de nosotros, la que consigue que crucemos espacio, tiempo e imaginación como coordenadas de la percepción y la emoción. Y esto es lo que ofrecemos en un nuevo blog de viajes que acabamos de lanzar: Los Argonautas crónicos (por cierto, título de la novela por entregas de Wells que como libro se llamó La máquina del tiempo).

Acabamos de arrancar con el blog y te ofrecemos Tetuán. Vamos a paso de tortuga, pero ya estamos embarcados en el siguiente viaje bloguero.

Bienvenidos al viaje, hay lugar para todos. Y muchas gracias por vuestra compañía.

www.losargonautascronicos.es

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en GABINETE DE LAS CURIOSIDADES y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los Argonautas crónicos

  1. Borgeano dijo:

    Pues enhorabuena y los mejores deseos para el nuevo proyecto. Por cierto, aunque en realidad la cita sea contraria a lo que el proyecto implica, no puedo dejar de citar algo que acabo de leer:
    “El que desde afuera mira por una ventana abierta, nunca ve tantas cosas como el que mira una ventana cerrada. No hay objeto más profundo, más misterioso, más fecundo, más tenebroso, más deslumbrador, que una ventana iluminada por una vela. Lo que se puede ver al sol, siempre es menos interesante que lo que pasa detrás de un vidrio. En aquel agujero negro o luminoso vive la vida, sueña la vida, padece la vida”. Charles Baudelaire “Las ventanas”, XXXV, Poemas en prosa.
    ¡Es que hay tantas formas de viajar!

    Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Me encanta este ida y vuelta entre tu blog y el mio. Esta mañana paseaba por el tuyo debatiendo, conversando, y esta tarde continuamos el debate y la conversación por aquí.
      Sí, hay muchas formas de viajar, creo que esa apreciación de Baudelaire se ajusta a la idea de Miller, la mirada, no el lugar. Todo es un viaje, no hace falta hacer maletas ni irse lejos, basta con esa reflexión que surge en tu interior.

      Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dijo:

        Esos diálogos, hoy que la mediocridad se ha tornado el eje de todo, es algo que me resulta indispensable; así que siempre agradezco que andes por aquí o por allí (además, poder debatir con alguien con quien no se está en un cien por ciento de acuerdo sin entrar en las falacias o los insultos es algo que uno debe agradecer como al sol de cada mañana; y tú eres una de esas personas).
        Por cierto, he pasado por tu nuevo proyecto pero volveré a hacerlo pronto, ya que ahora estoy en medio de algo que debo terminar cuanto antes. ¡Fechas de entrega!

        Un fuerte abrazo.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s