Una tierra ultramar nos espera

Una vez soñé, soñé con ser parte de la historia de Cuba y el sueño me fue concedido. Me costó lo mío, y en eso puedo decir que lo conseguí.

La primera vez que viajé a ese inaudito lugar quedé tan atrapada que no quise irme nunca. De hecho no he podido irme. Una vez que Cuba te contagia con su realismo mágico no hay vacuna que redima, es para siempre.

Lo que encontré en esa isla confinada del resto del mundo, flotando en su propia deriva haciendo caso omiso de las corrientes, fue un mundo de razones y sinrazones que me golpearon hasta quedar noqueada. Era la primera vez que viajaba a un país recluído en una dictadura, la primera vez que convivía con personas cuyo día a día y cuyas decisiones estaban completamente condicionadas por un ente llamado estado, personalizado en ese hombre del que nunca se pronunciaba su nombre y al que se aludía con un gesto muy sencillo: la mano acariciando una supuesta barba en la barbilla, mayormente lampiña en ciudadanos blancos y negros. La voz delata, el gesto puede esconderse. No entro a opinar ni me posiciono en un tema político del que por supuesto soy una ignorante, sólo cuento lo que viví, y fue el desencanto de gente joven (entonces de mi edad) por un sistema que no les permitía crecer personalmente ni desarrollarse profesionalmente. Me impresionó de tal manera que dejó una marca en mi cordura e indignación en el alma. Aún más me estremeció la forma con la que encaraban la vida y la respiraban y el talante con el que la sobrellevaban y la sobrevivían. Resolver e inventar como consignas con que afrontar lo inevitable de cada día, lenguaje vital y claro donde se funden realidad y espíritu, el acto creativo como sentido existencial, una realidad endogámica de efectos antitéticos, musicar la vida para bailar la existencia, y así, tantas impresiones únicas que sólo a ellos les pertenecen, no hay réplica posible ni nada que se le aproxime. Allí, como en todas partes, ni todo es son ni todo es ciclón, lo que tengo claro es que con todos sus peros, quise ser Cuba.

De cómo conseguí finalmente ser parte de su historia es una travesía larga de contar. Voy al final, exactamente a Ultramar.

Cartel diseñado por Héctor Bermejo para la exposición celebrada en La Habana.

Ultramar es aquello que está de la otra parte del mar desde el punto en que se habla. Para Cuba ultramar es España y para España lo es Cuba. Vaciar ese océano para arrimar las dos orillas y poder transitar de un lugar a otro fue mi objetivo. Quise convertirme en ventana abierta desde la que pudieran volar. A cambio, obtenía esa transfusión sanguínea que más que buscar anhelaba, hasta tal punto, que no había otro sentido de vida en ese momento. Me permitió expandir ese ansia durante tres años de visitas vividas en la cotidianidad de la isla, el resto hasta hoy son las secuelas de una experiencia inolvidable y extraordinaria.

La formulación del proyecto que me permitió conseguirlo se basaba en el encuentro e intercambio entre artistas de las dos orillas, un diálogo que permitió descubrir que la necesidad de crear como estímulo para el crecimiento y la necesidad de expresar, gritar y hacerse oír, unía por encima de identidades geográficas, ideológicas, sociales o culturales. Al fin y al cabo, el ser humano es el mismo en cualquier rincón del mundo, por remoto y dispar que sea. Nuestra humanidad es el espacio que somos, no el que habitamos.

La convivencia de estas artistas y del equipo de personas implicadas se concretó en dos exposiciones que se celebraron en enero de 2007 el Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño – Galería Luz y Oficios en Ciudad de La Habana, y en octubre-noviembre en el Instituto de América de Santa Fe – Centro Damián Bayón en Granada. Son artistas cuyas voces siguen vigentes. Hacen arte y proponen un arte que constituye una demoledora fuerza que no mendiga intelecto, lo exige, y que se adentra en una introspección de discurso concreto y firme. Son Aixa Portero, Lien Carrazana, Marina Rodríguez Vargas, Katiuska Saavedra, Heidi García y Águeda Fernández Peregrina.

La viabilidad del proyecto: el programa de ayudas INICIARTE de la Junta de Andalucía, la Embajada Española en Cuba a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y un sinfín de personas que en ambas orillas hicieron realidad un sueño que finalmente no fue sólo mío, fue un sueño compartido.

Parte del equipo de la exposición celebrada en La Habana, 2007.

Es la primera vez desde que vivo mi vida adulta que la inercia me concede tiempo para desempolvar memorias que andaban por cajones y carpetas, de ahí sale esta entrada que me ha hecho recordar viejas y buenas amistades que espero estén bien, aunque obligadamente confinadas como lo estamos todos. He rescatado fotografías de las exposiciones y un video que aquí comparto.

 

#yomequedoencasa

7 comentarios

  1. ¡Qué alegría volver una publicación tuya en los colores de la memoria! No todo va a ser malas noticias. También a mi Cuba me dejó marca en mi cordura e indignación en el alma. Me encanta esa frase tuya: Nuestra humanidad es el espacio que somos, no el que habitamos.Somos mucho más que dos. Un beso y nos vemos pronto.

    Le gusta a 1 persona

    • Víctor!!!! Ahora tenemos tiempo, un buen regalo que nos ofrece esta situación surrealista y poco grata para poder seguir en estas aspiraciones que se van relegando cuando el día a día nos consume. Alegría es, de repente, sentirte cerca a través de la red, ahora más que nunca. Abrazo

      Me gusta

  2. Cuba, para mí, es una asignatura pendiente (aún ahora, cuando llevo tantos años cerca de ella). Cada dato que recabo, cada mirada nueva sobre esta isla me abre en dos; y siento que la única manera en que podría llegar a captar algo sería yendo allí personalmente. Espero poder hacerlo algún día. Y si no me quedarán algunos escritos, como los tuyos, y con ellos deberé armar un rompecabezas imposible.

    Un abrazo feliz de tenerte por aquí.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s